Blog & Noticias

Obituario: Verónica González Imbert

Jul 24, 2019

“Que hoy no salga el sol, que hoy no vuelen los pájaros, que hoy se oculte lo verde de los árboles, que hoy vamos a extrañar mucho a Vero y a quererla mucho. Pero que hoy no salga el sol…”

Dr. Jaime Grados

Vero, como cariñosamente la conocimos muchos, fue una profesionista que profesaba el trabajo duro y bien hecho, principio que cumplió hasta el último día de su vida, capacitadora, jefe, líder y miembro del Comité Organizador de los Congresos de Psicología del Trabajo, siempre fue propositiva, activa y alegre.

También fue una gran amiga, dispuesta a ayudar a quien tuviera problemas, escuchar a las personas que lo necesitaran, hija de una bella familia quienes recibían a todos con gusto y alegría. Adicta a la velocidad y a mentar madres cuando lo consideraba necesario.

Esposa de Roberto con quien formó una joven familia. Hermana de Alex, con quien compartió travesuras y trabajo en la Sociedad de Psicología Aplicada. Amiga de Mary Vizcaya y Murena Santos, quienes viajaban a las visitas técnicas en las posibles sedes de los Congresos, compartiendo el pan y la sal, preocupadas porque todo saliera bien.

Desde lo más profundo de nuestros corazones, extrañaremos al gran ser humano que hoy se adelanta en el camino y comparte en un nuevo plano existencial con sus padres, Don Juan Martínez y todos aquellos que dejaron un legado en nuestra vida.

Dr. Jaime Grados

RELACIONADAS

Obituario: Martha Gómez Garay

Obituario: Martha Gómez Garay

Nunca olvidaré la última llamada que hicimos, mi querida Martha Gómez Garay, escucharte entusiasta y positiva, como siempre solías ver las cosas; quedé en que le llamaría a tu hija para saber cómo te fue en la operación Con gran asombro y pesar me...

Mensaje por el 50 aniversario del 2 de octubre

Mensaje por el 50 aniversario del 2 de octubre

En la época del movimiento estudiantil de 1968 las oficinas de la Sociedad de Psicología Aplicada se encontraban en el séptimo piso del edificio Veracruz, en Tlatelolco. Recuerdo que teníamos un mimeógrafo eléctrico en el cual se elaboraron...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *